Support our siblings affected by disaster, hunger and oppression through One Great Hour of Sharing.

La Promesa de Vida Abundante

[English] [한국어]

Una Gran Hora para Compartir

Por Emily Enders Odom | Presbyterians Today

Donaciones a la ofrenda de Una gran hora para compartir ayuda a las comunidades a recibir semillas para plantar y bombas de agua para riego. Cortesía de CISCOPE

En un mundo cada vez más interconectado, nunca la esperanza ha parecido tan cercana y, sin embargo, para Paola M., tan lejana. En 2020, la venezolana nativa recibió la devastadora noticia de que su padre fue diagnosticado con un tipo raro de cáncer de estómago que requirió una cirugía de alto riesgo. Sin los recursos financieros necesarios, Paola recurrió a Internet para encontrar agencias humanitarias que pudieran ayudar. La búsqueda la llevó no solo a cualquier lista de nombres, sino directamente al nombre que hizo toda la diferencia, Gabriela Zavala.

“Gaby me guió dándome algunas opciones, entre ellas la opción de emigrar a los Estados Unidos, donde podían realizar el tratamiento médico de mi padre,” dijo Paola.

Zavala, que es fundadora y presidenta de la Red de Apoyo a los Solicitantes de Asilo, también es directora de su Centro de Recursos Matamoros, un esfuerzo de base que ha proporcionado ayuda humanitaria a miles de solicitantes de asilo en Matamoros, Tamaulipas, México, desde 2019.

La aparentemente incansable Zavala trae su pasión en nombre de los marginados junto con sus años de práctica abogando por los vulnerables al trabajo crítico que realiza todos los días en la frontera. Su experiencia le sirvió para asesorar a la familia de Paola sobre cómo solicitar una visa humanitaria. Y aunque su decisión final de buscar la entrada a los Estados Unidos no fue de ninguna manera fácil, al final, Paola la vio como su única opción posible. “Porque mi padre quería vivir”, dijo, “estábamos dispuestos a hacer lo que fuera necesario”.

Hoy, en parte debido a una generosa subvención al Centro de Recursos Matamoros de Asistencia Presbiteriana para Desastres (PDA por sus siglas en inglés) a través de Una Gran Hora para Compartir, Paola, su padre Raúl y su familia extendida están mejorando nuestra calidad de vida y dando a mi padre muchos más años de vida”.

En muchos sentidos, la historia de Paola es inusual, ya que la crisis de su familia se resolvió con prontitud mientras que la mayoría de las personas en Matamoros enfrentan largas esperas antes de ingresar a los Estados Unidos. Con más frecuencia, incluso con la ayuda del Centro de Recursos Matamoros y otras organizaciones, la mayoría son rechazadas. “Es la máxima satisfacción cuando ves a una familia como Paola venir a través y somos capaces de procesar su solicitud en un par de días”, dijo Zavala.

El comienzo de la esperanza

Hacer posibles resultados esperanzadores ha sido el objetivo de Una Gran Hora para Compartir durante más de 75 años. Fundada en 1946 por el obispo episcopal Henry Knox Sherrill, la ofrenda, que se conoció en 1950 como Una gran hora para compartir, tiene una historia histórica como un esfuerzo ecuménico. Aunque muchos aspectos de la ofrenda y sus participantes han cambiado desde su fundación, su propósito original de ayudar a los vecinos necesitados en todo el mundo sigue siendo el mismo, dando a la IP (EE. UU.) una forma tangible de compartir el amor de Dios desde que los presbiterianos se unieron al esfuerzo en 1947.

“Curiosamente, Una Gran Hora para Compartir se inició en respuesta a los refugiados que salen de Europa, aunque se utiliza para otros tipos de alivio hoy en día, como el hambre”, dijo Susan Krehbiel, asociada de PDA para refugiados y asilo.

Los tres programas apoyados por Una Gran Hora para Compartir: Asistencia Presbiteriana en Desastres, el Programa Presbiteriano contra el Hambre (PHP) y el Autodesarrollo de los Pueblos (SDOP), trabajan de diferentes maneras para servir a las personas y las comunidades necesitadas. Desde la respuesta inicial a los desastres hasta el desarrollo continuo de la comunidad, su trabajo encaja para proporcionar a las personas seguridad, sustento y apoyo.

Racismo ambiental

Las comunidades navajo continúan luchando contra la injusticia ambiental. Cortesía de la Agencia Presbiteriana de Misión

Al otro lado de la frontera de Matamoros en Nuevo México, la Alianza Multicultural para un Ambiente Seguro (MASE) se asocia con SDOP para establecer redes efectivas y equipar a las personas navajo (Diné) que se ven directamente afectadas por el racismo ambiental. Hace más de 40 años, cuando una presa de tierra en el estanque de desechos de la United Nuclear Corporation en Church Rock, New Mexico, se rompió, 1,000 toneladas de desechos sólidos de molinos radiactivos y 90 millones de galones de líquidos ácidos y radiactivos se vertieron en el Río Puerco. La contaminación de la tierra, el aire y el agua subterránea afectó inmediatamente a nueve municipios navajos, conocidos como Capítulos, así como a Gallup, Nuevo México y comunidades tan lejanas como Arizona. Todos los años, el 16 de julio o cerca de esa fecha, el pueblo Diné se reúne cerca del lugar para compartir sus testimonios, salpicados por sus lágrimas y su dolor.

Debido a que los efectos tóxicos de este desastre causado por el ser humano han impactado al pueblo navajo durante generaciones, especialmente en forma de problemas de salud crónicos como el asma, así como una mayor incidencia de abortos, defectos de nacimiento y cáncer, las personas necesariamente se movilizaron para la acción en grupos de base. MASE comprende cinco de estos grupos. “MASE es un testimonio increíble del poder de la organización comunitaria”, dijo el reverendo Dr. Alonzo Johnson, coordinador de SDOP.

Para la anciana gobernante June L. Lorenzo, Laguna Pueblo/Navajo (Diné), su propio compromiso con el trabajo de MASE informa profundamente su servicio en varios organismos nacionales de la IP(EE. UU.), especialmente el Comité Asesor de Nativos Americanos, que se centra en la implementación del repudio de la Asamblea General a la “Doctrina del Descubrimiento”. Lorenzo es miembro y secretario del consistorio en Laguna United Presbyterian Church, la única congregación nativa americana en el presbiterio de Santa Fe.

La Doctrina del Descubrimiento, que se originó como una enseñanza papal, fue utilizada por los países europeos, y más tarde por los Estados Unidos en su expansión hacia el oeste, para justificar la colonización de otras partes del mundo. Como resultado, un gran número de nativos americanos en Estados Unidos perdieron sus tierras y sus vidas.

Lorenzo trabaja en estrecha colaboración con la coordinadora de MASE, Susan Gordon, quien tiene más de  dos décadas de experiencia en organización de base con grupos comunitarios impactados a nivel local, nacional e internacional. “Lo que es importante en este trabajo son las relaciones, en el terreno, en la comunidad, en grupos de base”, dijo Gordon. “Ahí es donde se ven los cambios y ahí es donde el liderazgo tiene que surgir si realmente queremos cambiar las cosas”.

La ayuda llega a los olvidados

La Coalición de la Sociedad Civil para la Erradicación de la Pobreza ayuda a los nigerianos actuando como un agente de cambio. Cortesía de la Agencia Presbiteriana de Misión

Miles de millas a través del Atlántico, los agricultores de Nigeria están trabajando para cambiar sus circunstancias. “No hago nada más que agricultura, y mi esposa hace pequeños negocios para que nuestra familia pueda comer”, dijo Ohel Swade, de 52 años, un agricultor de tiempo completo con una familia de seis personas que vive en la comunidad agraria Demsa en el noreste de Nigeria. “Vivimos en un lugar donde la ayuda nunca nos encuentra”.

Hasta que CISCOPE entró en escena. CISCOPE, la Coalición de la Sociedad Civil para la Erradicación de la Pobreza, sirve a las poblaciones más vulnerables de Nigeria al actuar como un agente de cambio e influenciador de las políticas y programas públicos de la nación.

“A pesar de que Nigeria es uno de los países productores de petróleo más ricos del mundo, la corrupción está militando contra nosotros, nuestro gobierno no es fuerte y el dinero no va a donde tiene que ir, a la gente”, dijo Peter Michael Egwudah, quien ahora está en su décimo año como coordinador del programa para CISCOPE.

Valéry Nodem, asociado de Iniciativas internacionales contra el hambre de PHP, se maravilla por la forma en que Egwudah navega por los complicados sistemas de Nigeria para mejorar la calidad de vida de su pueblo. “La gente no se da cuenta de cuántas habilidades se necesitan para que Peter y el personal de CISCOPE en el terreno hagan el trabajo que hacen”, dijo Nodem, que nació en el vecino Camerún y vivió allí hasta que comenzó su trabajo con la IP(EE. UU.) hace 10 años.

Otro aspecto único del trabajo de CISCOPE es su enfoque en las necesidades inmediatas del país mientras simultáneamente intenta abordar las causas subyacentes. “La gente necesita algo en este momento, como alimentos y semillas”, dijo Egwudah, “pero también necesitamos llevar a las comunidades a un lugar donde puedan convertirse en agentes de su propio desarrollo.

Con ese fin, CISCOPE organizó 200 hogares de agricultores en 40 comunidades, incluida la familia de Swade, en grupos de cinco personas. Cada grupo de cinco recibió una bomba de agua para la agricultura de riego, 10 kilogramos de plántulas de arroz, así como plántulas de verduras como amaranto y quingombó, y capacitación agrícola. Nodem dijo que la filosofía de CISCOPE es la encarnación de la invitación de Mateo 25 de la Agencia Presbiteriana de Misión.

“Trabajar con CISCOPE ha sido realmente inspirador porque no solo están allí con las personas desplazadas por la crisis en su momento de necesidad crítica, sino que también están mirando hacia el desarrollo a corto, mediano y largo plazo, especialmente trabajando hacia la meta de Mateo 25 de erradicar la pobreza sistémica,” dijo. Y debido a eso, familias como la de Swade pueden esperar un futuro mejor.

“Ahora tenemos un poco de dinero para pagar las cuotas escolares de nuestros hijos y nuestras facturas médicas”, dijo. Tenemos esperanza”.

Emily Enders Odom es gestora de proyectos de la interpretación de misión para el Equipo de Compromiso y Apoyo a la Misión de la Agencia Presbiteriana de Misión.


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.