Presbyterian Disaster Assistance is responding to Hurricanes Harvey, Irma, Maria and the Mexico earthquakes.  LEARN MORE.

Hacedora de Paz centroamericana visitara los EE.UU. este otoño

 


Delia Leal de Guatemala se enfoca en el empoderamiento femenino y la desigualdad de ingresos

por Scott O’Neill | Servicio Presbiteriano de Noticias

Delia Leal. (Foto provista)

LOUISVILLE — La Rvda. Delia Leal es la Coordinadora Regional del programa del Ministerio de la Mujer en México y Centroamérica con el Centro Protestante para Estudios Pastorales en Centroamérica (CEDEPCA). Actualmente, Leal sirve como pastora para una congregación bautista, y hablará con congregaciones y organizaciones de los Estados Unidos este otoño como parte del Programa de Hacedores Internacionales de Paz 2017 del Programa Presbiteriano por la Paz. Esta es su segunda visita como Hacedora Internacional de Paz, habiendo participado también en este programa en el 2009.

Durante su visita de cuatro semanas en septiembre y octubre, hablará sobre el trabajo que la Iglesia Presbiteriana apoya y realiza en Guatemala y Centroamérica a través de CEDEPCA, uno de sus dos socios misioneros en Guatemala.

«Gracias a CEDEPCA y a la IP (EE. UU.) en Guatemala, trabajamos para transformar la vida de las personas que están en desesperación y les ayudamos a recuperar la esperanza y la justicia», dijo Leal. «El apoyo de la IP (EE. UU.) en Centroamérica es un signo de vida y vida en abundancia porque construye un mundo más justo».

Guatemala, que limita con México al norte y oeste, y al este con Belice, Honduras, y el Mar Caribe, es el país más poblado de América Central. La rica historia de la región se remonta a 12.000 A.C. que incluye la clásica civilización maya.

Pero el más reciente legado del país incluye un brutal conflicto armado interno de 36 años entre facciones guerrilleras y el gobierno. Con la mayor economía de Centroamérica, Guatemala está sujeta a corrupción interna y a la explotación de empresas transnacionales que cosechan materias primas del país para la producción de biocombustibles y la extracción de metales preciosos, según Leal.

«Estamos continuamente animando a la gente a luchar sin violencia por los derechos del ecosistema, pero es agotador y arriesgado», dijo Leal. «Estamos en constante búsqueda de espacios de diálogo para detener los megaproyectos: centrales hidroeléctricas, oleoductos y plantación de palma africana para el aceite de cocina. Estos proyectos tienen poca consideración para las ramificaciones a las comunidades locales y permiten que los ricos se enriquezcan mientras que la mayoría se empobrece aún más. El reto es encontrar maneras creativas de cambiar esta realidad».

Ser parte del clero como mujer en Guatemala trae su propio conjunto de desafíos. Leal es a menudo la única pastora entre sus colegas, y al tratar de romper estructuras y estereotipos ideológicos fundamentalistas es algo que ella trata diariamente. Ella persuade a los líderes religiosos masculinos para que las mujeres se regocijen en su fe sin ser oprimidas o subordinadas al perseguir la igualdad y la equidad de género, y al combinar la teología feminista con la acción pastoral.

«Las organizaciones cívicas son importantes», dijo Leal. «Al alentar a las mujeres a participar en los comités locales y a empoderarse, ayudamos a promover los derechos de las mujeres».

La asociación de Leal con CEDEPCA, una organización educativa sin fines de lucro que promueve la educación, el acompañamiento y espacios de reflexión seguros para mujeres y hombres de diversas tradiciones y comunidades cristianas, cambió su vida y su enfoque de la teología.

«Originalmente mi formación era en estudios teológicos fundamentalistas, sin embargo, cuando empecé a trabajar con CEDEPCA hace 25 años, cambió mi perspectiva a una de fe liberadora», dijo Leal. «También comencé a guiar a una congregación y mis acciones pastorales cambiaron de un servicio hacia adentro a un servicio exterior, hacia la comunidad».

«Los desafíos en Guatemala son dar esperanza durante la desesperación. El país está en una situación lamentable, el gobierno tiene leyes mal hechas para que se desgaste. A pesar de eso, necesitamos construir espacios de justicia y paz para todas las personas. Espero que la gente se sienta alentada y entusiasmada con el trabajo y el apoyo que la IP (EE.UU.) provee, y es testigo de lo que hace en nuestra región. La IP (EE.UU.) enseña que la fe cristiana trae cambios para las personas en el aquí y ahora, no sólo en la vida futura en el cielo».

Leal es una de los 15 pacificadores que visitarán iglesias e instituciones este otoño. Según Carl Horton, Coordinador del Programa Presbiteriano por la Paz, sólo quedan algunas aperturas en el calendario de este año. Haga clic aquí para postular para acoger un Hacedor de Paz 2017.

—–

El Programa Internacional de Paz es posible gracias a las donaciones a la Ofrenda de Testimonio Global y de Paz.


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?