No hay otro lugar como el hogar

La Ofrenda de Testimonio Global y de Paz apoya los esfuerzos para acompañar a los migrantes ambientales de Fiji

Por Emily Enders Odom

LOUISVILLE- Nadie extendió una alfombra para Selai.

Nacida y criada en Vunidogoloa [voo-nē-dō-gō-lōah], una comunidad de Fiji que se vio obligada a mudarse debido al impacto del cambio climático, Selai [Suh-lī] no se sintió bienvenida en su nuevo hogar.

Aunque está situado a sólo dos kilómetros del pueblo donde nacieron, crecieron, se casaron y fueron enterrados sus seres queridos, el nuevo sitio podría estar a un mundo de distancia.

“Cuando entré a la casa, no encontré mi tapete”, dijo, haciendo referencia a la costumbre de los isleños del Pacífico de dar la bienvenida a los miembros de la familia y a los invitados de honor para que se sienten al mismo nivel sobre tapetes en el piso. “Sentí que no pertenecía aquí”.

Ella no está sola

Desde 2014, la nación insular de Fiji ha tenido aproximadamente cuatro reubicaciones de este tipo, incluyendo la casa de Selai. Según Frances Namoumou [nah-moo-moo], coordinadora del programa de Administración Ecológica y Justicia Climática de la Conferencia de Iglesias del Pacífico, (PCC por sus siglas en inglés), las iglesias del Pacífico han previsto los peores escenarios, en el que un número alarmante de comunidades, al igual que Vunidogoloa, tendrán que reubicarse si no se mitigan los efectos del cambio climático. El impacto catastrófico de la temporada de ciclones en las islas del Pacífico es otro factor que contribuye al creciente número de reubicaciones climáticas necesarias.

Mientras que los miembros de la comunidad harán lo que sea necesario para su supervivencia, incluida la reubicación, las organizaciones religiosas como el PCC actúan para ayudar a las familias desplazadas, influir en las políticas gubernamentales, fomentar la colaboración entre organismos y sensibilizar sobre el devastador impacto de las crisis ecológicas mundiales.

El llamado de la PCC a la labor de la paz — incluido el abordaje de la crecientes problemas de salud mental que resultan del impacto del cambio climático — es posible en parte gracias al aporte de la  Ofrenda de Paz y Testimonio Global, tradicionalmente recibido en el Domingo Mundial de la Comunión, que este año cae en el 2 de octubre.

La Ofrenda de Paz y Testimonio Global es única en el sentido de que la mitad está destinada a esfuerzos de pacificación y testimonio global a nivel de la iglesia nacional para abordar problemas críticos en todo el mundo. Veinticinco por ciento es retenido por congregaciones para el trabajo local de paz y reconciliación, y el 25% va a los concilios intermedios para ministerios similares a nivel regional.

Parte del trabajo del PCC consiste en caminar junto a familias como Selai y su esposo, que ya tenían más de 80 años en 2014 cuando todo el pueblo se reubicó lejos de la subida del nivel del mar en la costa.

Frances Namoumou

“Cuando Selai duerme por la noche, echa de menos el sonido de las olas rompiendo en la orilla, las aves marinas y los niños nadando”, dice Namoumou. “Todo su ambiente cambió. Echaba de menos las vistas y los sonidos familiares de su antigua comunidad”.

Pero además de eso, Namoumou explicó que para los isleños del Pacífico su sentido de identidad no sólo está relacionado con el sí mismo, sino que se entiende más ampliamente como una extensión de lo que son en relación con la tierra que pisan y el océano del que obtienen el pescado.

“Es nuestro llamado como personas -tanto como pueblo cristiano – cuidar la Creación y nuestro impacto en este planeta”, dijo. No es que la labor de paz sea una flor extraña que se nos presentó para que podamos ver la conexión entre nosotros y el medio ambiente. Siempre ha existido en nuestra cultura y tradiciones”.

El reverendo Carl E. Horton, director del Programa Presbiteriano de Labor por la Paz, dice que el programa está cada vez más llamado a centrarse en temas de migración y cómo se puede aplicar el Compromiso con la Labor por la Paz para abordar las causas profundas que obligan a las personas a reubicarse.

“Estamos aprendiendo de primera mano de aliados como Frances Namoumou y el PCC sobre la naturaleza interseccional del cambio climático con el militarismo y la migración”, dijo Horton. “Aunque el Programa de la labor de paz siempre ha trabajado para limitar el militarismo, estamos entendiendo que el militarismo contribuye de manera significativa a la crisis climática, especialmente en lugares como las islas del Pacífico.También estamos aprendiendo sobre la labor de justicia de la reubicación climática y la compensación climática para las personas desplazadas en las naciones y regiones más afectadas por el cambio climático”.

Debido a que la reubicación climática es un proceso que puede desarrollarse a lo largo de muchos años, el PCC no sólo inicia las conversaciones con las comunidades afectadas con bastante antelación, sino que también sigue visitando a los residentes de los pueblos reubicados como parte de su trabajo de apoyo pastoral y acompañamiento. En el caso de Vunidogoloa, por ejemplo, el PCC comenzó sus conversaciones con los miembros de la comunidad ya en 2007 para prepararlos para su reubicación en 2014.

Hoy, Namoumou y otros siguen visitando a las familias afectadas, como Selai y su marido.

“Cuando se trabaja con la primera comunidad”, dijo, “hay grandes lecciones que aprender sobre cómo hacerlo mejor en el futuro”.

Incluso ante una crisis de la magnitud y el alcance del cambio climático, Namoumou dijo que el ciudadano común -ya sea individualmente o colectivamente como Iglesia- puede marcar la diferencia.

“Podemos ser proféticos diciendo la verdad al poder”, dijo. “Podemos dirigirnos al gobierno y a los líderes eclesiásticos para cambiar a políticas que fomenten la energía limpia y reduzcan nuestra huella de carbono. También podemos mirar a nuestro alrededor e identificar las zonas de Estados Unidos en las que la gente se ve afectada por el cambio climático. ¿Dónde podemos apoyar y ayudar? Si esto ocurre en países grandes y desarrollados como EE. UU., imagínense cómo son los escenarios en el Pacífico”.

También hay una serie de maneras prácticas no sólo de solidarizarse con los miembros de la comunidad pasifika, sino también de tomar medidas más amplias para ayudar a combatir el cambio climático.

“Si tengo que dejar de conducir un automóvil de combustible, ¿en qué gasto el dinero que me ahorro en gasolina?”. preguntó Namoumou. “¿Puedo dejar de consumir energía, ya sea en mi congregación o en mi propia casa? ¿Puedo trabajar con las iglesias del Pacífico y de otros países?”

Horton explicó que todas estas acciones forman parte de la llamada permanente a la labor de paz.

“El Compromiso con la Labor por la Paz incluye ‘hacer las paces con la tierra'”, dijo sobre el recurso popular que se introdujo en la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.) en 1983, “y lo describe como ‘proteger y restaurar la creación de Dios a través del estudio, la defensa y la administración consciente del medio ambiente’. El nuevo Compañero del Compromiso por la labor de paz ofrece una colección de herramientas y recursos para ayudar a las Congregaciones por la labor de paz a abordar el cambio climático como su compromiso por la labor de paz.Otra excelente manera de que el pueblo presbiteriano cuiden la Creación es convirtiéndose en una Congregación para el Cuidado de la Tierra“.

Namoumou está agradecida por la asociación del PCC con la IP (EE. UU.).pcc

“Me gustaría dar las gracias”, dijo. “Si no fuera por los fondos que recibimos de IP (EE. UU.), no podríamos apoyar a comunidades como la de Selai y ayudar a mantener un mundo habitable para su familia y todas las generaciones futuras”.

Contribuya a la Ofrenda de Testimonio Global y de Pazpara continuar este valioso ministerio.


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?