Support our siblings affected by disaster, hunger and oppression through One Great Hour of Sharing.

Navegar por el camino de la jubilación

Un pastor jubilado agradece a la Ofrenda de Gozo de Navidad y a la Junta de Pensiones su inestimable ayuda para afrontar los retos financieros de la vida

por Emily Enders Odom

The Rev. Peggy Krong

LOUISVILLE – Cuando el apóstol Pablo escribió sobre la variedad de habilidades otorgadas por Dios y conferidas por el Espíritu, la Rvda. Peggy Krong, una dotada ex profesora de inglés, sería la primera en admitir que probablemente le faltó el don de la pericia financiera.

“La gente cercana a mí sabe que no soy muy buena con las finanzas”, afirma.

Krong, una presbiteriana activa durante más de 50 años que siempre había sentido el llamado al ministerio, fue aconsejada por casi todas las personas que asistir al seminario y hacer un cambio de carrera no era una buena idea. Por razones financieras.

“Pero el pastor de mi casa me dio el mejor consejo”, recuerda. “Peggy, me dijo, no lo hagas a menos que no puedas no hacerlo”.

Como el llamado de Dios resultó irresistible para Krong, ingresó en la Graduate Theological Union, afiliada al Seminario Teológico de San Francisco, en 1992. Después de obtener su Maestría en Divinidad y ser ordenada al ministerio de Palabra y Sacramentos en 1996, sirvió en la Iglesia Presbiteriana de la Santísima Trinidad, en San Antonio, y en la Iglesia Presbiteriana de Westwood, en Los Ángeles, por un total combinado de más de 15 años y medio antes de su jubilación en el 2012.

“Aunque nunca me he arrepentido de mi decisión de entrar al ministerio, sí lamento que mi cambio de carrera y las circunstancias de mi vida me dejaron con recursos mínimos para la jubilación”, dijo.

Como educadora de por vida, Krong ha aprovechado a menudo los numerosos recursos educativos disponibles a través de la iglesia, especialmente los programas ofrecidos por la Junta de Pensiones de la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.). Cuando se enteró de la existencia de un seminario de planificación para la jubilación del clero patrocinado por la Junta de Pensiones de su zona, se apuntó inmediatamente para preparar su propia jubilación.

“Cuando me enteré de los programas de ayuda de la Iglesia”, dijo. “Sentí que las personas que han servido toda su vida en el campo misionero deberían recibir ese dinero, no gente como yo”.

Pero más tarde, cuando las barreras financieras pusieron en peligro su capacidad para trasladarse a Monte Vista Grove Homes en Pasadena (California), una antigua comunidad de jubilados presbiteriana que se adaptaba bien a sus necesidades, escuchó el sabio consejo de una amistad cercana.

“Mi amistad me recordó que todas las personas tienen dones diferentes, y aunque la planificación financiera no era uno de los míos, había contribuido mucho a la iglesia y a la denominación a través de mi servicio”, dijo Krong. “Entonces me animó a ponerme en contacto con la Junta de Pensiones”.

Frente a este desafío financiero, tuvo la bendición de encontrar el apoyo que necesitaba a través del Programa de Asistencia de la Junta de Pensiones. La agencia de confianza de la IP (EE. UU.) le concedió ayuda inmediata pagando parcialmente la cuota de entrada a la residencia de personas jubiladas y más tarde le concedió un suplemento de vivienda para ayudarla a pagar las cuotas mensuales.

La ayuda que recibe Krong es posible, en parte, gracias a la Ofrenda de Gozo de Navidad anual de la IP (EE. UU.), una apreciada tradición presbiteriana desde la década de 1930, que distribuye donativos a partes iguales entre el Programa de Asistencia y las escuelas y universidades presbiterianas que equipan a las comunidades de color.

El Programa de Ayuda facilita subvenciones acorde con las necesidades a los miembros activos y jubilados del plan y a sus familias. Suplementos de vivienda ayuda a las personas jubiladas y a los cónyuges que les sobreviven a sufragar los gastos de permanecer en sus hogares o trasladarse a centros de jubilación, como hizo Krong.

“Una vida comprometida con la labor de la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.) es una vida de abnegación y generosidad”, dijo Lucas McCool, director de Servicios a las Membresías de la Junta de Pensiones.  “Como Peggy ha aportado su don de valorar a la comunidad por encima de todo, y a veces incluso a sí misma, le agradezco que nos pidiera ayuda en su momento de necesidad”.

Desde que se puso en contacto por primera vez con la Junta de Pensiones, Krong afirma que cada interacción ha sido un placer.

“Lo gritaré a los cuatro vientos”, dijo. “¡La Junta de Pensiones es un ministerio fabuloso de la Iglesia Presbiteriana! En todos los intercambios telefónicos que he tenido con ellos, han sido compasivos y han estado bien informados. Ojalá pudieran dar seminarios por todo el país sobre cómo servir a las personas con eficacia y gracia. Son simplemente un don increíble”.

Un don que el pueblo presbiteriano apoya con regularidad donando generosamente a la Ofrenda de Gozo de Navidad, el regalo perfecto para la temporada.

“Todos somos pueblo de Dios, y todos luchamos”, dijo Krong. “Gracias a la Junta de Pensiones y a la Ofrenda de Gozo de Navidad, ahora puedo prestar más servicios a la iglesia de los que habría prestado sin esta ayuda. No tengo palabras para expresar mi gratitud”.


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.


Categories: