Join Presbyterian Disaster Assistance in responding to Hurricane Michael and other storms: GIVE NOW

Mujeres presbiterianas y el Comité de Defensa por los Intereses de la Mujer emiten declaración conjunta sobre la injusticia sexual

Grupo llama a la sanación y el arrepentimiento, ofrece recursos para el estudio y la acción

por Gregg Brekke | Servicio Presbiteriano de Noticias

LOUISVILLE – El Comité de Defensa por los Intereses de las Mujeres y Mujeres Presbiterianas de la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.) han emitido una declaración conjunta sobre la injusticia sexual en respuesta a la atención nacional enfocada en este tema.

Al hacer referencia al movimiento #MeToo contra la violencia sexual, la declaración enfatiza a #ChurchToo y las historias de mujeres que han sufrido acoso sexual, discriminación y agresión en el contexto del servicio a la iglesia.

Pidiendo la denominación de «dar el siguiente paso hacia la sanación» y «corregir la cultura que permite el abuso sexual», la declaración termina con una oración que busca la sanación y la compasión hacia las víctimas de violencia sexual, «mientras corregimos los pecados que se han cometido».

A continuación, la declaración completa:

—–

Mujeres Presbiterianas (PW) & El Comité de Defensa por los intereses de la Mujer (ACWC)
Declaración conjunta sobre la injusticia sexual

Mientras mujeres, niños, niñas y jóvenes valientes en todos los Estados Unidos comparten sus historias a través de #MeToo y #ChurchToo, nosotras reflexionamos sobre la misión de PW que dice, en parte, que las mujeres presbiterianas construirán una comunidad inclusiva y solidaria de mujeres que fortalece a la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.), que trabaja por la justicia y la paz, y es testigo de la promesa del reino de Dios. Como comité convocado por la iglesia para ser una voz profética por y para la iglesia con respecto a la justicia de género, ACWC acompaña a PW en esta misión.

Juntas respondemos con empatía las experiencias de injusticia causadas por la violencia sexual, el acoso sexual, la agresión sexual y otras formas de violencia y discriminación contra la mujer. Juntas emitimos un llamado para el arrepentimiento y la búsqueda de justicia. Ofrecemos esta declaración con la esperanza de continuar las conversaciones y las acciones de sanación dentro de la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.), tanto a nivel local como nacional.

Dios ha creado a todas las personas por igual y nos ha enviado a amar a las demás personas como a nosotros/as mismos/as. Las enseñanzas de nuestro Creador deben demostrarse tanto en nuestras acciones como en nuestras conversaciones. Jesús nos da un ejemplo de cómo vivir el Evangelio de la justicia y la paz.

La energía que rodea los problemas de agresión sexual ha creado una oportunidad para que nuestra denominación dé el siguiente paso hacia la sanación. ¿Cómo corregimos la cultura que permite el abuso sexual? ¿Cómo empoderamos a las mujeres para ayudarse a sí mismas? ¿Cómo neutralizamos los efectos dañinos de la violencia sexual y otras formas de abuso? Las Mujeres Presbiterianas junto con la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.) y el Comité de Defensa por los intereses de la Mujer, alientan a que las mujeres hablen y denuncien cuando son abusadas, ya sea en el hogar, en el trabajo o en nuestras iglesias.

Al mismo tiempo, la comunidad de fe debe confesar y hacerse responsable de fomentar entornos que permiten estos abusos y fomenten el silencio. Debe arrepentirse y crear sistemas donde las victimas puedan acceder a la justicia, y ofrecer recursos para apoyar la sanación de esas personas y otras víctimas secundarias de abuso. Debemos, individual y colectivamente, comenzar a deconstruir las ideologías que perpetúan la masculinidad como superior a la feminidad, ya sea en nuestra imagen de Dios o en nuestras referencias mutuas, y pensar mutuamente, de una manera que nos permita ver nuestras diferencias de género como bendiciones para que sean respetadas y celebradas.

PW está asociada con el Grupo Presbiteriano contra la Violencia Domestica para alentar valientes conversaciones en octubre (Mes de concientización sobre la violencia doméstica), participa en la campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres, alienta la ratificación de la Convención sobre la eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), celebra el 25 de noviembre de cada año, que es el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género que comienza cada 25 de noviembre, e insta a todas las personas a participar en el Día  Naranja que se celebra el 25 de cada mes vistiendo con ropa anaranjada para crear conciencia sobre el movimiento global para terminar con la violencia contra las mujeres (ver endviolence.un.org en inglés).

PW y ACWC también fomentan la participación en «Jueves Negro», una iniciativa del Consejo Mundial de Iglesias que busca un mundo sin violación ni violencia, vistiendo de negro los jueves para mostrar solidaridad, protesta, luto, y para dar conciencia y esperanza.

PW apoya refugios locales y programas de recuperación para sobrevivientes de violencia y trata de blancas, y es parte de la incidencia en la Comisión de las Naciones Unidas sobre el Estatus de la Mujer. A nivel nacional, PW y ACWC están comprometidos a romper el silencio con historias y educación a nivel congregacional, y alistar la ayuda de buenos hombres para terminar con la cultura de violencia. Visite www.presbyterianwomen.org para obtener recursos adicionales.

El Comité de Defensa de las Preocupaciones de la Mujer estará en la 223a Asamblea General en St. Louis entregando botones #MeToo y #ChurchToo/#Time’sUp en la sala de exhibición. Habrá esfuerzos de concientización al hacer un llamando a la acción de la iglesia en varias resoluciones de la asamblea. PW llevará a cabo una marcha por la justicia y la paz en la reunión de las mujeres de toda la iglesia en agosto del 2018.

Oración para sanar

Dios misericordioso, en estos tiempos difíciles, venimos pidiéndote que nos den discernimiento mientras buscamos maneras de respetarnos mutuamente y de sanar nuestros corazones, nuestros pensamientos y nuestras acciones. Buscamos eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y niñas. Buscamos respetarnos mutuamente, mostrar el amor cristiano, vivir en armonía y ser personas compasivas mientras corregimos los pecados que se han cometido.

Co presidentas de ACWC
Jeanne Choy Tate, Joyce Rarumangkay, Flo Watkins

Equipo moderador, Mujeres Presbiterianas, Inc.
Carol Lloyd Winkler (Moderadora), Judy Persons (Vice Moderadora, Relaciones de Misión), Wanda L. Beauman (Vice Moderadora, Asuntos de Justicia y Paz).

—– 

Para más información, contáctese con Courtney Hoekstra (ACWC), Courtney.Hoekstra@pcusa.org o con Susan Jackson Dowd (PW, Inc.), Susan.jackson-dowd@pcusa.org.

 


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?