Visibilizando a las niñas y las mujeres en Guatemala

Una carta de Leslie Vogel, sirviendo en Guatemala

January 2018

Write to Leslie Vogel

Individuals:  Give online to E200483 for Leslie Vogel’s sending and support

Congregations: Give to D507562 for Leslie Vogel’s sending and support

Churches are asked to send donations through your congregation’s normal receiving site (this is usually your presbytery).

 


Estimadas/os compañeras/os en misión,

Durante los cuatro años y medio que he servido como colaboradora en misión acá en Guatemala, he aprendido, mediante el dolor, el luto, el enojo y la rabia, hasta la incredulidad, que no se valoran para nada a las vidas de las mujeres y las niñas en Guatemala – se pisotean sus vidas y las tratan como menos que seres humanos. Tristemente, veo y oigo a algunas personas, (incluso las visitas estadounidenses que recibo regularmente) que se preocupan más por los perros enfermos de la calle que por las vidas del género femenino en este país. El siguiente poema, (compartido con permiso de autora) escrito por mi respetada colega, socióloga, anfitriona de radio, la poeta Ana Silvia Monzón, describe la historia:

Historia reciente

Flores, peluches y mensajes dan honor a las 43 niñas calcinadas el 8 de marzo de 2017, en el “Hogar Seguro” Virgen de la Asunción, bajo custodia del estado de Guatemala.

Image 1 of 2

El 8 de marzo 2017 fueron calcinadas/asfixiadas 41 niñas* menores de 17 años que estaban bajo protección estatal en un albergue; todos los días los medios traen las noticias de violaciones sexuales, abusos, desapariciones y secuestros de niñas y niños, muertes violentas por balas perdidas, o premeditadas. Solo esta semana, tres niñas fueron asesinadas; dos vestían su uniforme escolar y fueron acribilladas en la cabeza…a las dos de la tarde…

Y ayer 26 de abril, 14 estudiantes, 9 de ellas mujeres, fueron atropelladas por un conductor -aun desconocido- a plena luz del día, mientras hacían una protesta porque las autoridades educativas no mejoran sus condiciones en las aulas, en una de las calzadas más transitadas de la ciudad. Una de ellas lucha por su vida, ya le amputaron una pierna….

[Notas: La estudiante, Brenda Domínguez, sucumbió a las lesiones y falleció el 29 de abril. Días después, el conductor del vehículo fue identificado y arrestado; su caso sigue pendiente]

la palabra indignación ya no me basta.

A las niñas en mi país
las abusan
las acosan
las violan
las matan
-calcinadas
-asfixiadas
-atropelladas
-laceradas
-acuchilladas
-con armas de todos los calibres
A las niñas de mi país
les roban los sueños
se los cambian por pesadillas
las sentencian al silencio
las mandan a callar
las estigmatizan
A las niñas de mi país
la infancia les dura poco
para ellas los juegos son desconocidos
pronto asumen cargas que no les corresponden
pronto se enfrentan a la sordidez adulta
A las niñas de mi país
les prohíben las ilusiones
les niegan el futuro
y si, con todas esas advertencias
se unen, protestan, manifiestan
son condenadas sin juicio
ni derecho a defensa
a muertes atroces
y para más escarnio
las culpan
las exhiben
como aviso
para que ninguna más se atreva
a desafiar
a contradecir
a exigir
a decir
A las niñas de mi país
desde muy temprana edad
les aplican la política del miedo
del qué dirán
del no puedo
del no tengo derechos
de la doble moral
las abruman con mensajes comerciales
que venden espejismos
y luego les suministran una fuerte dosis de realidad
esa que no admite finales felices
ni principios azucarados
sino golpes y maltratos cotidianos
violencias en todas sus versiones
A las niñas de mi país
las castigan desde tiempos inmemoriales
-por ser
-por existir
-por retar
a este mundo mezquino
Pero ellas perseveran
son las que salen a la calle
-o resisten en sus casas
las que gritan consignas
-o las escriben en sus cuadernos
las que denuncian
-o las que callan, pero piensan, o actúan
las que con sus cuerpos
-lacerados
-explotados
-maltratados
nos exigen que pongamos el dedo en la llaga
que no veamos para otro lado
que no las olvidemos
que los pasos dados
aún no son suficientes
que es preciso seguir
insistiendo en el presente
no repetir la historia de impunidad
y no dejar escapar el ¿futuro?

Ana Silvia Monzón, 27 de abril de 2017

*La cifra de niñas muertas originalmente fue de 35, luego subió hasta 41, finalmente quedó en 43.

Les agradezco por su apoyo a Presbyterian World Mission, lo cual permite que continúe la labor importante de CEDEPCA, y que también hace posible que yo siga acompañando a – y dando testimonio de – este ministerio tan importante. Le invito a que contemple ofrecer hoy mismo su donación, si es que todavía no lo ha hecho. Puede enviar un cheque a la dirección abajo o donar en línea por medio de mi página web de Mission Connections (vea abajo en la cajita gris).

Doy gracias a Dios que existen programas como la Pastoral de las Mujeres de CEDEPCA en el país de Guatemala, donde el mensaje principal en la sociedad, en las políticas gubernamentales – y frecuentemente hasta en las iglesias – es que las niñas y las mujeres somos desechables cuándo cuestionamos malos tratos o cuando exigimos los derechos más básicos y fundamentales. La Pastoral de las Mujeres ofrece clases, talleres y celebraciones que proclaman el valor y la dignidad de las mujeres de todas las edades porque ¡somos TODAS creación de Dios y TODAS somos creadas a imagen y semejanza de Dios!

CEDEPCA (el Centro Evangélico de Estudios Pastorales en Centro América) es la institución compañera de PCUSA con la cual trabajo como colaboradora en misión (mission co-worker) en Guatemala. El programa Pastoral de las Mujeres de CEDEPCA está profundamente dedicada a trabajar por la visibilización de las mujeres, especialmente frente a la desvaloración en Guatemala de la vida humana – y más específicamente, de las vidas de las mujeres de toda edad.

Se comienza con una lectura nueva de la Biblia “con ojos de mujer,” en donde descubren en Génesis 1:26-28 que Dios creó a las y los seres humanas/os a su imagen y semejanza. Esta puede ser la primera vez en la vida que una mujer escucha que ella también es creada en imagen de Dios y que, por lo tanto, ella también tiene valor, dignidad y derechos.

Que la gracia de nuestro Señor JesuCristo, el amor de Dios y la comunión y empoderamiento del Espíritu Santo esté con Uds, ahora y para siempre.

La Revda. Leslie Vogel


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?