Christmas Joy Offering – Supporting our leaders: past, present and future.

Ya no son extraños

Ofrenda de Testimonio Global y de Paz beneficia a Lesvos Solidarity en su misión de promover la dignidad y proteger los derechos humanos de los refugiados y migrantes

Por Emily Enders Odom

LOUISVILLE – Fátima deambulaba por las calles de Atenas con dos niños pequeños a cuestas, sin tener adónde ir.

Sin hogar luego de un incendio masivo que cerró el campo de refugiados de Moria en 2020, la afgana nativa fue arrestada y encarcelada después de involucrarse sin saberlo con traficantes de drogas.

Devastada y sola en una prisión griega —sus dos pequeños fueron enviados a un albergue para niños no acompañados— Fátima bien podría haber sido invisible, hasta que su caso fue apoyado por una organización de ayuda legal a los refugiados, remitido a Lesvos Solidarity.

Los miembros de la organización de justicia para migrantes con sede en la isla de Lesbos (Grecia) escucharon su historia y trataron de devolverle su dignidad humana.

“La injusticia no debe volverse invisible”, dijo Efi Latsoudi, uno de los fundadores de Solidaridad de Lesbos. “La crisis migratoria en el sur de Europa y lo que ocurre en la sociedad griega están relacionados con la narrativa mundial. “Si los refugiados son vistos como una amenaza que viene a invadir tu país, la gente no ve su rostro humano. La gente tiene miedo; y en última instancia, tememos al extraño”.

Totalmente dedicada a la labor por la paz, Lesvos Solidarity, aliado mundial de la IP (EE. UU.), lleva a cabo programas educativos, psicosociales y médicos para los refugiados, así como un sólido programa de defensa de los derechos de los refugiados. Registrada en 2016 como organización no gubernamental oficial, Lesvos Solidarity trabaja para unir a las personas -refugiados, locales y ciudadanos globales- para comprender su humanidad compartida.

“No es sólo para [los refugiados], sino también para nosotros”, dijo Latsoudi. “Necesitamos sentir que la persona que está a nuestro lado tiene acceso a los derechos y a la dignidad, porque si no, ¿cómo podríamos continuar nuestra vida? Lo que nuestro trabajo trata de enfatizar no es que apoyemos a los refugiados porque sintamos lástima por ellos, sino que se trata de seres humanos que necesitan tener acceso a los derechos humanos y al apoyo básico”.

En su singular misión de abogar por una sociedad más justa, Lesvos Solidarity hace realidad los objetivos de la Ofrenda de Testimonio Global y de Paz, que anima a la iglesia a que se deshaga de la ansiedad, el miedo, la discordia y la división, y abrace la misión de reconciliación de Dios.

La Ofrenda anual se recibe tradicionalmente el Domingo de la Comunión Mundial, el 2 de octubre. Es una ofrenda compartida en la que el 50% apoya el trabajo de labor de paz y testimonio global en todo el mundo, el 25% lo retienen congregaciones como la nuestra para el trabajo local de paz y reconciliación y el 25% es para los ministerios de labor de paz a nivel regional de los concilios intermedios.

“Lesvos Solidarity es un ejemplo vivo de cómo podemos mostrar amor al forastero/a y promover la dignidad entre aquellas personas que huyen de la guerra y la pobreza”, dijo Luciano Kovacs, coordinador de área, Medio Oriente y Europa para la IP (EE. UU.). “Su programa proporciona ayuda de emergencia y un apoyo a largo plazo a las personas vulnerables que han tenido que optar por abandonar sus hogares y países para encontrar una vida mejor en otro lugar. Ayudar a quienes abandonan las zonas infestadas por la guerra es un acto de la labor de la paz”.

Para apoyar la defensa política de la organización en favor de la transformación social, Lesvos Solidarity también crea oportunidades para que los inmigrantes y los refugiados se formen en aptitudes que beneficiarán sus nuevas vidas en Grecia y Europa.

“Ayudar a las personas a integrarse en la sociedad es una parte importante del trabajo que realiza Lesvos Solidarity, que incluye ser un conector con la sociedad en general”, dijo Kovacs. “Promover la justicia de los migrantes en Lesbos, en Grecia y en la Unión Europea es esencial para cambiar las políticas que no permiten a los migrantes convertirse en ciudadanos de pleno derecho”.

En el caso de Fatima, la organización colaboró con abogados de derechos humanos y otros para asegurar su liberación de prisión, proporcionarle una vivienda cerca de sus hijos y ayudarla a encontrar empleo.

“Como trabajó muy duro en la cárcel aprendiendo griego e inglés, ha estado haciendo cosas increíbles para apoyar a otras mujeres jóvenes”, dijo Latsoudi. “Ella entiende lo vulnerable que eres cuando vives en la calle, no tienes casa y no tienes forma de ganar dinero. Para sobrevivir, es fácil convertirse en víctima de grupos criminales. Su historia nos ayuda a ver que la gente tiene mucho potencial y que hay que apoyarla para que se abra paso”.

Lamentablemente, la situación de Fátima -y la crisis de los refugiados en Lesvos- no es nada nuevo.

Debido a su ubicación frente a la costa de Turquía, la isla ha servido durante mucho tiempo como punto de paso hacia Europa para los migrantes que huyen de Siria, Afganistán, Irak, Irán, Somalia, Eritrea y otros países africanos. El número de llegadas ha disminuido significativamente en los últimos años debido a las sistemáticas reprimendas del gobierno griego, que devuelve a las personas a Turquía o simplemente les impide venir.

“En mi opinión, porque estamos hablando de la labor de paz, veo una especie de guerra no declarada en la frontera”, dijo Latsoudi. “Es una frontera muy militarizada en la que hay mucha tensión y mucha gente muere. No hace mucho, se encontraron varios cadáveres de gente en Lesvos, principalmente africana. Los familiares de Somalia y Etiopía que pudieron venir tuvieron que encargarse de la identificación, los funerales y el traslado de los cuerpos al país de origen. Fue muy difícil”.

Latsoudi dijo que ser testigo de las violaciones de los derechos humanos es una parte fundamental de la misión de su organización.

“No se puede tener una sociedad que tolere la muerte de otras personas; que crea que sus vidas no son importantes y que merecen morir”, dijo, “esto es muy peligroso”.

Para los que llegan a salvo y se les concede asilo en Lesvos, la organización ofrece diversos servicios de apoyo, muchos de los cuales están diseñados intencionalmente para unir a los refugiados y a la gente local. Este modelo no sólo permite ayudar a los que huyen de la persecución a reiniciar sus vidas, sino que también ofrece a los residentes locales un apoyo financiero muy necesario.

Uno de estos programas dirigidos por Lesvos Solidarity es el Centro de Apoyo Mosaik, que ofrece clases de idiomas, actividades educativas para niños, clases de computación, clases de guitarra, clases de yoga, talleres de literatura, talleres de derechos humanos, noches de poesía y proyecciones de cine, y cuenta con dos coros.

“Cuando visité Mosaik en Mitilene en 2019, me llamó la atención el método holístico que utilizan para hacer que los migrantes se sientan bienvenidos y proporcionar servicios muy necesarios que cubren tanto los aspectos físicos, espirituales, culturales y de conexión de la vida de las personas”, dijo Kovacs.

Mosaik también creó un taller de upcycling para inspirar la creatividad, promover el reciclaje de los miles de chalecos salvavidas abandonados en las costas de Lesvos y procesar los materiales desechados.

“Utilizamos la marca ‘Safe Passage’, porque queremos enviar el mensaje de que la gente tiene que venir por el camino seguro, no morir en el mar”, dijo Latsoudi.

Contribuyendo a la Ofrenda para la Paz y el Testimonio Global y conociendo mejor las organizaciones asociadas a las que apoya, como Lesvos Solidarity, Kovacs dijo que el pueblo presbiteriano tiene la oportunidad de ayudar a cambiar los relatos sobre la migración en Estados Unidos.

“Los principios cristianos no sólo exigen que ofrezcamos hospitalidad al extranjero, sino que cambiemos la forma de ver a los seres humanos, especialmente a los que sufren a causa de la injusticia económica y la violencia”, dijo, evocando el llamamiento de la IP (EE. UU.) a ser una Iglesia Mateo 25.

Para Latsoudi, todo se reduce a ser testigo.

“Lo más importante para mí es no cerrar los ojos”, dijo. “Aunque suene duro, incómodo y doloroso, debemos ser conscientes de lo que está sucediendo en este mundo y ser solidarios de cualquier manera que podamos. También necesitamos crear conexión, porque todo lo que está pasando en EE. UU. y en la frontera griega y en otros lugares está todo conectado. A veces, cuando todo lo que sentimos es la distancia y lo pequeños que somos, es difícil sentir la conexión. Pero cuando tomamos conciencia, vemos que no somos tan pequeños y que están ocurriendo milagros en todas partes”.

El trabajo del Programa de Labor por la paz es posible gracias a las donaciones de la Ofrenda de Testimonio Global y de Paz.


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?