Ministerio de habla hispana revitaliza la Iglesia Presbiteriana en la Florida

Por Emily Enders Odom | Servicio presbiteriano de noticias

LOUISVILLE – Todo empezó en Pittsburgh con un emparedado de Primanti Brothers.

Cuando el Rvdo. Dr. Clinton «Clint» Cottrell, pastor y jefe de personal de la Iglesia Presbiteriana Cypress Lake en Fort Myers, Florida, se sentó en la famosa cadena de emparedados durante la 220ª Asamblea General (2012) para partir el pan con su colega del Presbiterio Peace River, el Rvdo. Miguel Estrada, su sueño desde hace mucho tiempo tomó forma.

«Habíamos estado hablando de un ministerio de habla hispana durante mucho tiempo, pero este fue el momento crucial», dijo Cottrell. «Estábamos discutiendo el hecho de que tenemos una considerable población hispano hablante a pocas millas de la iglesia y no había ni una sola iglesia tradicional dentro de la comunidad que ofreciera nada en español. Entonces aquí en la comunidad hay una necesidad que no está siento atendida».

Pastor Miguel talking to Children at Cypress Lake Presbyterian Church. (Photo by Jessica Osegueda)

El pastor Miguel hablando con los niños en la Iglesia Presbiteriana Cypress Lake. (Foto por Jessica Osegueda)

Cuando regresaron a la Florida después de la asamblea, Cottrell y Estrada-un anciano docente de la IP(EE.UU.)  y adorador regular en Cypress Lake, que fue llamado en el 2007 para servir a la misión del presbiterio con los trabajadores agrícolas en Immokalee- programaron de inmediato una reunión para presentar su propuesta.

«La iglesia estaba dispuesta a arriesgarse e intentarlo, pero desde el primer día nosotros dijimos que, si hacemos esto, entonces esta no puede ser una iglesia separada», dijo Cottrell. «Si hacemos esto, somos una sola iglesia».

Mientras tanto, Cottrell aprendió más sobre la iniciativa 1001 Nuevas Comunidades de Adoración de la Agencia Presbiteriana de Misión, que acaba de ser aprobada por la Asamblea General de Pittsburgh.

«Tal vez éramos el segundo grupo que completaba nuestra documentación y estaba autorizado por 1001», dijo Cottrell. «Hemos solicitado una beca y la conseguimos».

Menos de un año después, en febrero del 2013, nació el ministerio de habla hispana de la iglesia, la Iglesia Presbiteriana Cypress Lake.

«En nuestro primer domingo, tuvimos tres maravillosos asistentes de habla hispana, Miguel, Marifrans, y su hijo, pero eso no nos detuvo», recordó Cottrell, «y, como dicen, el resto es historia».

Actualmente el promedio de asistencia de la Iglesia Presbiteriana Cypress es de 40 asistentes y podría llegar tener un máximo de 100, lo suficiente como para convertirse en una iglesia organizada que debería ser la visión de Dios.

«No tenemos una visión, más bien Dios nos ha empujado una visión hacia nosotros», dijo Cottrell. «Estábamos dispuestos a escucharlo. «Hemos fracasado cada vez que hemos establecido una visión. Cada vez que he mantenido mi boca cerrada, ha sido un milagro».

Además, mientras el ministerio de habla hispana se estaba iniciando en Cypress Lake, el Ministerio de Trabajadores Agrícolas Bet-El, donde anteriormente Estrada se desempeñó como pastor de esa misión, suspendió su trabajo en Immokalee. Debido a que el presbiterio en ese entonces descubrió que no podía permitirse el lujo de pagarle a Estrada tiempo completo, Cypress Lake actuó para contratarlo por un cuarto de tiempo mientras que Peace River accedió a pagar el saldo restante en Immokalee a través del presbiterio Misión Peniel. «Fue una manera de permitir que la misión en Immokalee continuara con la misma intensidad y la misma dirección, lo cual es extraordinario», dijo Cottrell.

En Cypress Lake, el culto se lleva a cabo tanto en inglés como en español, con algunos servicios donde se utilizan los dos idiomas. Ambas comunidades también patrocinan programas conjuntos tales como la escuela bíblica vacacional, un programa después de clases que se enfoca en personas hispanohablantes, y una serie de eventos de confraternidad.

“Tenemos a personas en ambos lados que se han quejado un poco, déjenlos que se quejen» dijo Cottrell, citando a Gálatas 3:28, «Ya no importa el ser judío o griego, esclavo o libre, hombre o mujer; porque unidos a Cristo Jesús, todos ustedes son uno solo».

La iglesia también ha celebrado dos festivales de comida hispanos.

“Las comidas que compartimos proporcionan el tipo de espacio donde podemos interactuar para ayudar a eliminar el miedo que tienen las personas en contra de las otras”, dijo Estrada. “Cuando usted puede sentarse y comer juntos, hace una gran diferencia. También usamos la música como una manera de unir a las personas».

Cottrell dijo que al contar la historia de Cypress Lake, hay dos cosas que no puede recalcar lo suficiente.

Él dijo «En primer lugar, existe la oración», «uno no se encuentra con esto de manera rápida. En segundo lugar, nosotros íbamos a hacer esto así la Agencia Presbiteriana de Misión o el presbiterio o cualquiera lo financié o no. La única diferencia era que, si hubiésemos tenido que hacer esto nosotros mismos, la misión habría sido considerablemente más limitada de lo que hubiese sido con recursos del exterior».

Eso no debe minimizar el impacto de la Beca Inicial de las Nuevas Comunidades de Adoración y otro tipo de apoyo financiero ofrecida a través de esta iniciativa.

«Las becas hicieron una gran diferencia ya que hemos sido capaces de crecer de manera mucho más rápida y eficaz», dijo Cottrell, «pero nos comprometimos con la misión, y confié en que Dios nos apoyaría. Personalmente, creo que hubo un elemento clave. ¿Qué tan comprometidas estaban las personas hacia la misión?»


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?