Incendio de la subestación eléctrica en San Juan pone a cansados residentes de Puerto Rico en la oscuridad nuevamente

Iglesias siguen luchando cinco meses después del huracán María

por Rick Jones | Servicio Presbiteriano de Noticias

El huracán dañó una casa en las montañas del oeste de Puerto Rico. (Foto por Rick Jones)

LOUISVILLE – El largo y lento retorno del servicio eléctrico en Puerto Rico tras el huracán María sufrió un revés el pasado domingo, cuando una subestación eléctrica sufrió una explosión e incendio. La mayor parte del norte del territorio estadounidense se vio afectada. Las autoridades dicen que podría tomar un par de días para restablecer la electricidad permanentemente.

«No se ha mantenido muy bien. No es una instalación al día», dijo el Rvdo. Edwin González Castillo, quien se desempeñó como secretario permanente del Presbiterio de San Juan y pastor de la Iglesia Presbiteriana en Vega Alta. «He oído de una amiga, escritora de un periódico, que su trastorno de estrés postraumático regresó. Dijo que se sentía que todo iba a volver a la forma en que fue durante el huracán. Ella fue a buscar un poco de gasolina para su generador y ya había 23 carros en fila».

Actualmente, González Castillo sirve como asesor en el Programa Presbiteriano de Asistencia en  Desastres, ayudando en los esfuerzos de recuperación en Puerto Rico. Él dijo que casi seis meses después de María, todavía la gente está nerviosa.

«He escuchado a mis amistades decir que se asustan cuando empieza a llover con fuerza y cuando vienen ​​los truenos. Antes del huracán, no se sentían así», dijo. «Ahora cuando se va la luz, sienten que han vuelto a los tiempos de María. La falta de electricidad o el sonido de los generadores les afecta emocionalmente».

El huracán de categoría 4 azotó a Puerto Rico a mediados de septiembre del año pasado, matando a más de 100 personas, destruyendo miles de hogares y negocios, y dejando a las comunidades sin electricidad.

Cinco meses después de la tormenta, González dice que las personas tienen una gran preocupación acerca de la próxima temporada de huracanes.

«Todavía hay un montón de cosas que se tienen que hacer para prepararse. La gente no está lista para otra temporada [de huracanes]», dijo. «Con la situación económica y las preocupaciones de lo que está sucediendo políticamente, la gente tiene miedo. Están perdiendo sus puestos de trabajo, la gente está dejando la isla, no hay suficientes recursos en el área y es difícil continuar con una vida normal, cuando todavía hay muchos obstáculos en el camino».

Mientras tanto, las iglesias de toda la isla todavía están luchando para satisfacer las necesidades de la membresía.

«El pastorado se enfrenta a nuevos problemas con los miembros de la iglesia que salen de sus iglesias. Hay menos ofrendas porque la gente no tiene el dinero», dijo González. «La gente está guardando su dinero. Pueden tener una iglesia llena un domingo y no el siguiente».

González dice que aproximadamente el 40 por ciento de la población está todavía sin electricidad, especialmente en el centro de la isla. Recientemente, hubo rumores de que la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) se retiraba. Dentro de las 24 horas, Gonzales dice que la noticia se había extendido por toda la isla a pesar de que no era cierto.

El Programa Presbiteriano de Asistencia en Desastres (PDA) ha realizado tres despliegues a Puerto Rico desde que María golpeó, para visitas de solidaridad, evaluación de posibles lugares de acogida de voluntarios y llevar a cabo una capacitación de recuperación líderes de la iglesia y voluntarios.

«Hay dos implementaciones adicionales programados para este mes. Edwin, junto con David Myers, miembro del personal PDA, se unirán a dos voluntarios para una evaluación detallada de acogida de voluntarios», dijo Jim Kirk, asociado para la respuesta nacional de desastres en PDA. «Estamos en el proceso de recibir solicitudes de subvenciones adicionales para los puestos de coordinación presbiteriana en desastres, así como los fondos de subvención para daños adicionales de la iglesia».

Kirk dice que el Comité Asesor de PDA compuesto por siete miembros, tendrá su próxima reunión en Puerto Rico del 21al 25de marzo. «Lo que esperamos hacer es reunirnos con el liderazgo de los presbiterios para discutir los próximos pasos y también para cumplir con varias comunidades de la iglesia para que puedan compartir sus experiencias y nos puedan decir lo que ven como el mejor camino a seguir».

—–

Para apoyar los esfuerzos de recuperación en Puerto Rico,  haga clic aquí para visitar la página web de la IPC (EE.UU.) y poder donar de forma segura y rápida.

Si prefiere enviar un cheque (por favor escriba «DR000194-Puerto Rico» en la línea de memo), puede enviarlo a:
Iglesia Presbiteriana (EE. UU.)
PO Box 643700
Pittsburgh, PA 15.264 a 3.700

También puede llamar al 800-872-3283, de lunes a viernes, 08 a.m.-5 p.m. (EDT), y donar por teléfono.


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?