…be led forth in peace. (Isaiah 55:12). Support to the Peace & Global Witness Offering.

En el quinto aniversario del huracán María, Puerto Rico enfrenta lluvias récord y devastación por el huracán Fiona

Asistencia Presbiteriana en Desastres camina junto a los aliados en el Caribe y el liderazgo presbiteriano en Puerto Rico mientras evalúan y responden a las secuelas del desastre

por Mike Ferguson | Servicio Presbiteriano de Noticias

Continúa el trabajo de evaluación de los daños ocurridos en Puerto Rico por el huracán Fiona durante el fin de semana. (Foto cortesía de Tito y Dartha Rivera)

LOUISVILLE — En el quinto aniversario de la devastación del huracán María en Puerto Rico, el personal de Asistencia Presbiteriana en Desastres el martes describió una escena diferente a pesar de las lluvias récord que Fiona trajo a la isla durante el fin de semana antes de continuar hacia la República Dominicana y las islas más pequeñas del Caribe.

La fuerza del huracán y las secuelas no tuvieron precedentes en 2017, dijo Michelle Muñiz, Coordinadora de Recuperación de Desastres de PDA en Puerto Rico, pero la devastación causada por el huracán Fiona es comparable. En muchos sentidos, los efectos son peores que los traídos por María, “especialmente los niveles históricos de lluvia”, dijo.

Como señaló el Rvdo. Edwin González Castillo, Asociado de PDA para la Respuesta de Desastres en América Latina y el Caribe, “la tierra ya estaba saturada antes de Fiona. Zonas que nunca se habían inundado se han inundado, y ríos que nunca se habían desbordado se han desbordado. Las comunidades se sorprendieron cuando sus casas se llenaron de agua y tuvieron que evacuar”.

El martes, la mayor parte de los casi 3.3 millones de residentes de Puerto Rico seguían sin electricidad y alrededor del 40% no tenía agua corriente, sin que se sepa cuándo se restablecerán los servicios públicos. Alrededor de 1,200 personas estaban en refugios el martes, frente a unas 2,000 personas durante el fin de semana, dijo González Castillo.

La declaración de emergencia del presidente Biden el domingo autoriza a la Administración Federal de Manejo de Emergencias a coordinar los esfuerzos de socorro en casos de desastre para apoyar al gobierno de Puerto Rico.

Muñiz, quien tiene su sede en San Juan, dijo que hay “preocupación por la forma en que el gobierno ha respondido”, especialmente después del huracán María. “La gente está frustrada. Sienten que estamos de vuelta al punto de partida”.

Las organizaciones de base han estado trabajando arduamente durante los últimos cinco años, “y esto realmente se suma a su trabajo”, dijo Muñiz. “Mi preocupación es que ya estábamos cansados cuando esto sucedió. Lo ves en las iglesias, en las escuelas, en las comunidades y en las organizaciones. Ya estábamos cansados, y ahora tenemos que pensar en cómo podemos priorizar lo que hay que arreglar primero”.

González Castillo, quien trabaja en Louisville y proviene de Puerto Rico, dijo que la isla se ha trasladado “de María a terremotos, a pandemias y a este huracán”. No han podido encontrar un respiro, dijo.

La infraestructura de Puerto Rico era vulnerable y se ha visto comprometida por el huracán, dijo. “Incluso antes del huracán, Puerto Rico tuvo cortes de energía durante todo el día”.

Otras islas en el camino de Fiona, incluyendo las Islas Turcas y Caicos, “también están sufriendo inundaciones catastróficas y daños causados por el viento en comunidades pobres que ya se encuentran en situaciones inestables”, señaló González Castillo.

La Asistencia Presbiteriana en Desastres ya se ha comunicado con el área afectada. (Foto cortesía de Tito y Dartha Rivera)

PDA ya se ha acercado a la región afectada, dijo. Muñiz se comunica frecuentemente con el Sínodo de Boriquén y los tres presbiterios de Puerto Rico. Muñiz dijo que recientemente se reabrió un sitio anfitrión de voluntarios en San Juan, “pero no vamos a tomar más reservas [para voluntarios] para que podamos averiguar cómo va a ser la recuperación”.

“La PDA no es una primera respuesta”, dijo Muñiz. “Para mí, me siento responsable en mi papel de acompañar a nuestros líderes. Podemos hablar de financiación más tarde. Si el liderazgo necesita a alguien con quien hablar o con quien desahogarse, PDA está aquí para apoyarnos en eso. Quiero que eso sea reconocido como el trabajo de nuestra denominación que apoya a nuestros representantes locales”.

Como señaló Kirk, a pesar de que los problemas de infraestructura en la isla solo se han abordado parcialmente desde que María tocó tierra hace cinco años, “algunas cosas son diferentes, y Michelle es una prueba viviente de eso. Tenemos a un coordinador de respuesta … una persona capacitada y competente que trae los detalles de la respuesta a desastres, pero también proporciona un ministerio de presencia y cuidado pastoral”.

Otro punto destacado, dijo Kirk, es que después de María, “una parte significativa de las subvenciones de PDA se destinó a proyectos de resiliencia”, incluyendo cisternas y centros de carga alimentados por energía solar. “Invertimos en la resiliencia de la comunidad, y espero que eso marque la diferencia” esta vez, dijo Kirk.

Michelle Muñiz

Muñiz dijo que una organización asociada, Techos Pa’ Mi Gente, grupo que reemplazó un gran número de techos después de María, ha estado revisando cómo esos techos se mantuvieron durante Fiona. “Todos los techos son buenos. Estoy feliz de que PDA tenga una relación cercana con esta organización”, dijo. “Me da alegría saber que somos parte de ese excelente trabajo que están haciendo”.

“Creo que el pueblo puertorriqueño estaba mejor preparado”, dijo González Castillo. Si bien el trauma continúa debido al considerable impacto de María, “el instinto [como lo hizo Fiona en Puerto Rico] era prepararse y prepararse rápidamente. No hemos visto el caos y las largas colas allí antes y después de María”.

“Todavía hay comunidades donde la gente no puede salir de sus casas, y hay deslizamientos de lodo”, dijo Muñiz. “Pero veo que la gente se toma esto más en serio. No queríamos experimentar lo que experimentamos en 2017″.

“Sí, está más preparado”, le dijo la reverenda Nell Herring, especialista en misiones de la PDA para Ministerios de Voluntarios, a Muñiz durante una llamada de Zoom el martes por la mañana. “Pero eso no significa que no sientas los efectos de lo que está sucediendo ahora”.

En este momento, la mejor manera de estar con nuestros hermanos en Puerto Rico es orar y apoyar los esfuerzos de respuesta local a través del fondo de ayuda por huracanes de la PDA. En el futuro, habrá oportunidades para la recuperación a largo plazo y el apoyo voluntario. Pero por ahora, la oración y los donativos financieros tendrán el mayor impacto en nuestros aliados puertorriqueños, dijo Herring.

Si está interesado en ser voluntario en Puerto Rico u otros sitios anfitriones de la PDA, comuníquese con el centro de llamadas de la PDA a pda.callcenter@pcusa.org o 866-732-6121.

Hasta el martes, las autoridades aún no habían establecido contacto con algunas comunidades afectadas en Puerto Rico, dijo Kirk. “La fase de búsqueda y rescate continúa. Es una situación continua”.

Darla Carter contribuyó a este informe.


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?