Peace at all times, in all ways. Give to the Peace & Global Witness Offering.

Domingo de Ramos: Todos los caminos conducen al misterio pascual de Cristo muerto y resucitado

El pastorado dialoga sobre el por qué es importante el Domingo de Ramos para el mundo, que conecta los tiempos de Jesús en nuestra era

Por Paul Seebeck | Servicio Presbiteriano de Noticias

LOUISVILLE — Para algunas personas mientras crecían, el Domingo de Ramos era una celebración de la entrada de Jesús a Jerusalén como un rey triunfante. Pero ahora, cada vez más congregaciones están eligiendo celebrar el Domingo de Ramos al incluir la narración de la pasión para destacar que este momento triunfante lleva a sus discípulos, entonces y ahora, a la cruz.

El Servicio Presbiteriano de Noticias habló con líderes pastorales en todo el país acerca de esto y la importancia actual del Domingo de Ramos, tanto para la iglesia como para el mundo.

Rvdo. Dr. Paul J. Huh, asociado parroquial, Iglesia Presbiteriana Harvey Browne Memorial en Louisville

Tenemos grandes celebraciones para el Domingo de Ramos y la Pascua los próximos dos domingos, al igual que las experiencias de la cima de la montaña. Pero si no experimentamos la pasión durante la semana entre dos domingos alegres, se pierde por completo la peregrinación a través del valle. La dinámica de la que desciende con el sufrimiento de Jesús en la cruz durante la semana nos ayuda a encarnar la subida y la ascensión del poder de la resurrección. 

Rvdo. Dr. David Batchelder, pastor, Iglesia Presbiteriana West Plano en Plano, Texas

Se hacía poco para Pascua y después mucho. Por eso existe la superficialidad de discipulado sin el sufrimiento. La crítica del cristianismo contemporáneo es que es el cristianismo de triunfalismo. Cualquier cristianismo que este de lado del poder, que margina a los débiles, que mira a los necesitados como prescindibles, que trata de proteger sus privilegios y va atada a diversas formas de supremacía, todo eso es parte del cristianismo de triunfalismo. No hay resurrección sin muerte, y la muerte implica sufrimiento. Lo que trato de hacer es que la gente se abra a la manera de vivir las conexiones que solo hemos experimentado (en la liturgia del Domingo de Ramos) con lo que está pasando en el mundo. Se trata de enviar a la iglesia a tomar su lugar junto a aquellas personas con los que Cristo ya está presente en solidaridad. Es la capacidad de sufrir con los demás, sabiendo que la promesa de una nueva vida viene mientras entregamos nuestras vidas. El Domingo de Ramos nos lleva a la Pascua, al corazón del misterio pascual, que es el misterio de Cristo que muere y se levanta. 

Paul Huh, David Batchelder, Louise Westfall, Danilie Hilerio-Villanueva, Jacqui Lewis

Rvda. Dra. Louise Westfall, pastora, Iglesia Central Presbiteriana en Denver

Creo que es absolutamente esencial en la formación de fe encontrar y comprometerse con la totalidad de la vida de Jesús: su enseñanza, su sanidad, su sufrimiento, su muerte y resurrección. Si sólo se celebra el Domingo de Ramos como una entrada triunfal, a continuación, el domingo de Pascua y dejar de lado los otros elementos, su fe se forma de manera insuficiente. Cada vez más personas sienten que la vida es muy difícil. Esta cargada de muchos peligros. Creo que todos vivimos más o menos en la sombra de la posibilidad de deterioro del planeta y la responsabilidad humana por eso. Es por eso que, estar en contacto con todo el sufrimiento y reflexionar cuidadosamente tanto en la acción personal y social es tan importante.  

Rvda. Danilie C. Hilerio-Villanueva, pastora de la Iglesia Presbiteriana en Rincón, Puerto Rico

El Domingo de Ramos es una realización del ministerio de Jesucristo y como se ve el camino de la cruz. En Puerto Rico, al vivir en el Caribe, las palmas son parte de nosotros; crecen por toda la isla. Si usted es de bajos ingresos, hay humildad en la imagen de la utilización de las palmas como una bienvenida para un rey. Las palmas nos ayudan a ver que Jesús es un rey de la gente, un recordatorio de que es nuestro Señor y lo que le pasó antes de ir a la cruz. Nos permite mirar a la esperanza que podríamos experimentar al final del camino. Creo que el mensaje del Señor es universal; que todos nosotros, independientemente de la situación en Puerto Rico ahora, tenemos diferentes experiencias; incluso las personas que están mucho mejor que nosotros experimentamos sufrimiento. Espero que realmente aceptemos el significado del Domingo de Ramos en cualquier lugar, en cada iglesia y comunidad, y que estemos separados para servir y convivir unos con otros.

Rvda. Dra. Jacqui Lewis [Ordenada en la IP (EE.UU.)], Ministra Principal de la Iglesia Colegiata de Oriente en la ciudad de Nueva York

Domingo de Ramos realmente ayuda a establecer la tensión entre el reino del mundo (o Roma) y el reino de Dios. Hay una sensación de que la entrada de Jesús en Jerusalén es en realidad un derecho a poseer su crucifixión; él sabe que ahora está en plena solidaridad con los crucificados en todas partes, dondequiera que se encuentren. Es el mayor acto de rendición y renombrado de poder, esta voluntad de llegar hasta el final, hasta el lugar donde alguien va a matar por el amor que defiende. A un lado de la ciudad vienen los caballos y carrosas; en el otro lado de la ciudad es Jesús, la gente humilde tira la ropa en el suelo. Vamos a hablar de la relación entre el tiempo de Jesús y nuestro tiempo; entre el momento de la llamada ‘paz romana’ a nuestra era actual, al cual le llaman “Haz a los Estados Unidos grande otra vez”.  El nombre de mi homilía es “Un mundo completamente nuevo”.

English

 


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?