Derribar muros hacia una humanidad común

La Ofrenda de Gozo de Navidad ayuda a los estudiantes de Menaul a superar los límites y a desarrollar su potencial

Por Emily Enders Odom

LOUISVILLE ­—  Samual Polanco no es ajeno al poder de las paredes.

Especialmente su potencial para excluir.

Polanco, graduado en 2022 de la Escuela Menaul -una escuela preparatoria para la universidad, relacionada con la IP (EE. UU.), de los grados 6 a 12, ubicada en Albuquerque, Nuevo México- se ha enfrentado a muros toda su vida.

A lo largo de sus 19 años, Polanco ha conocido y visto muros, tanto literales como figurados, que le separaban a él y a otros de ser su mejor versión.

Reconoce que su experiencia en Menaul, donde ingresó como alumno de sexto grado, fue decisiva para derribar las numerosas barreras de la vida.

La educación de Polanco en el Menaul fue posible, en parte, gracias a las donaciones a la Ofrenda de Gozo de Navidad de la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.), que ayuda al Menaul a proporcionar becas a estudiantes excepcionales. Una apreciada tradición presbiteriana desde la década de 1930, la ofrenda anual distribuye donaciones por igual al  Programa de Asistencia  de la  Junta de Pensiones y a las  escuelas y universidades relacionadas con el pueblo presbiteriano que equipan a las comunidades de color.

“Cuando llegué a Menaul por primera vez, sentí que la escuela estaba hecha para mí porque me habían maltratado mucho en la escuela primaria, no sólo los alumnos sino también sus padres”, dijo. “Cuando llegué aquí, me sentí libre de eso, capaz de explorar las ideas que quería explorar, aprender lo que quería aprender y simplemente ser yo misma por una vez en mi vida. Y eso es lo que Menaul ha hecho por todos nosotros. Aquí podemos ser nosotros mismos”.

Y aunque la observación de Polanco se aplica a Menaul en general, también pretendía hacer un reconocimiento especial a sus amigos y compañeros de clase, Abigail Nyase y Michael Hedenberg, con quienes pasó cinco días en la frontera entre Estados Unidos y México para la tradicional “semana de la misión” de la escuela.

El pasado mes de abril, los 35 miembros de la clase de 2022 se convirtieron en estudiantes y voluntarios a través de Frontera de Cristo, cuya misión es construir relaciones y entender a través de las fronteras.

Mientras Polanco se dirigía a la experiencia de la semana de la misión con algunos temores sobre Covid -que ya tenía en noviembre anterior-, también estaba comprensiblemente preocupado por enfrentarse al legado y los comportamientos racistas evocados por el muro fronterizo y la actual crisis migratoria.

“Sabía que iba a ser un viaje difícil para mí personalmente porque mi padre es originario de México”, dijo. “Y el día que estábamos esperando para subir a los camiones, se hicieron algunas bromas sobre la frontera por parte de otros alumnos de los cursos inferiores. Eso me molestó mucho y les dije que lo dejaran.”

John Sitler, que enseña estudios religiosos en la escuela superior de Menaul y fue asesor principal de la clase de 2022, elogió a sus tres ex alumnos, Polanco, Nyase y Hedenberg, como uno de los mejores líderes de su clase. Ellos/as -y él- se sintieron profundamente conmovidos por lo que vieron y oyeron durante la semana de la misión, especialmente al recorrer el Camino de los Migrantes hasta el muro.

“Puede sonar como un cliché, pero una cosa que los estudiantes sacaron de la experiencia de ver esta “cicatriz” en la tierra, que parece obvia, es que los muros más peligrosos son los muros de nuestra mente”, dijo Sitler.

Luego, citando el relativamente nuevo lema de la escuela, “World Smart Education – Educating Students in Mind, Body and Spirit”, añadió: “Que Menaul se haga “World Smart” significa derribar los muros hacia nuestra humanidad común”.

Dondequiera que los estudiantes vieron el odio y la división, Sitler dijo que estaban contentos de tener la oportunidad de conectarse con otros “en persona”, especialmente durante la semana de la misión.

“Jesús es el modelo para ello”, dijo Sitler.

El hecho de que Jesús derribara los muros de separación y acogiera a todo el mundo es una realidad tanto en el campus de Menaul como durante la semana de la misión, que se ofrece a todos los alumnos de la escuela superior.

“Una de las cosas que más me gusta hacer en la vida es aprender sobre diferentes personas y culturas”, dijo Hedenberg.

Los estudiantes de Menaul están representados actualmente por 21 países diferentes.

“Vengo de una familia de inmigrantes [ghaneses] de primera generación, así que estoy muy acostumbrada a una cultura completamente diferente a la de Estados Unidos”, dijo Nyase. “Venir a Menaul me dio por fin la oportunidad de relacionarme con gente a la que llamaría ‘mi propia gente’. Menaul me ha convertido en una persona más abierta, capaz de hablar con personas de un entorno religioso o político completamente diferente al mío. Haber aprendido a tratar con gente diferente a una edad tan temprana es algo valioso que mucha gente da por sentado”.

Y no fue sólo en el campus donde estudiantes como Nyase pudieron encontrar ese esquivo punto medio con los demás. También encontraron puntos en común con los estudiantes mexicanos, los niños de la guardería y los inmigrantes con los que comieron, rezaron y jugaron durante la semana de la misión. Su tiempo en la frontera también incluyó una actuación ofrecida para ellos por estudiantes de secundaria de una escuela local de México, a la que siguió una fiesta en la que todos bailaron.

“Ver y reconocer la humanidad une a la gente”, observó Marla Brose, profesora de inglés de la escuela superior  y asesora del anuario, que también acompañó a la clase del último año a la frontera. “El servicio comienza con la comprensión de las necesidades de los demás”.

El compromiso de Menaul con el servicio fue también uno de los aspectos más destacados de su ceremonia de entrega de premios académicos del 5 de mayo, en la que Polanco recibió el más alto honor de la escuela, el premio Sea La Luz, que honra a “un estudiante de último año cuyo carácter ejemplifica mejor el espíritu de comunidad, servicio y liderazgo de la Escuela Menaul”. Hedenberg recibió el premio Reverendo Buddy Monahan de Espíritu y Servicio, que lleva el nombre del antiguo capellán de Menaul, el difunto reverendo Buddy Monahan, líder de IP (EE. UU.) y de los pueblos originarios.

Hoy en día, aunque los tres graduados condecorados han tomado caminos distintos para seguir sus carreras profesionales, permanecen unidos en su gratitud tanto a Menaul como a la Ofrenda de Gozo de Navidad por apoyar la escuela que los formó y transformó.

“Apoyar a Menaul es apoyar a los niños que van a ser los futuros líderes de nuestro país”, dijo Nyase. “Sé que es un cliché, pero lo digo con la más sincera y genuina honestidad. Muchos niños de Menaul van a hacer las cosas más grandes que puedo imaginar. Sería una pena que la escuela se quedara sin fondos y perdiéramos la oportunidad de convertir a estos niños en las personas que todos sabemos que pueden llegar a ser”.

Sitler, que empezó a enseñar en Menaul en 1997, dijo que la escuela “educa para la vida”.

“Seguimos ofreciendo una educación fiel a las convicciones reformadas”, dijo. “Enseñamos que la fe debe vivirse en el mundo. Dado que muchos jóvenes de hoy en día consideran que la iglesia construye muros para aislar y separar, en Menaul nos dedicamos a abrir puertas a la riqueza de la creación de Dios”.


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?