…be led forth in peace. (Isaiah 55:12). Support to the Peace & Global Witness Offering.

¿Cómo se toman las decisiones en la Asamblea General?

Discernir la voluntad de Dios juntos

Por Jerry Van Marter | Presbyterians Today

Comisionados en una sesión plenaria en la 222a Asamblea General (2016). Paul Seebeck

La 223a Asamblea General de este verano será mi número 41. Mi primera fue en Portland, Oregón en 1967, cuando era estudiante universitario y presbiteriano de cuna, quería ver de primera mano el debate sobre la Confesión de 1967. Desde entonces, me he perdido muy pocas asambleas generales. Sí, soy un «adicto a la AG».

Pero ¿por qué soy un adicto a la asamblea? El Libro de Orden, G-3.0501, habla por mí: «La Asamblea General constituye el vínculo de unión, comunidad y misión entre todas sus congregaciones y concilios, a fin de que toda la iglesia se convierta en una comunidad de fe, esperanza, amor y testimonio. Mientras se conduce y guía el testimonio de toda la iglesia, deberá conservar las marcas de la Iglesia (F-1.0302) … y los seis grandes fines de la iglesia (F-1.0304)».

La Asamblea General es la mejor manera que tenemos de expresar y de vivir nuestra unión como pueblo presbiteriano según nuestra teología, historia y tradición como una iglesia.

Con los años, he oído demasiadas personas hablan de «cómo hicieron esto» y «ellos dijeron que» cuando se habla de la Asamblea General. ¿Quiénes son «ellos»?

La Asamblea General se compone de comisionados(as), número de ministros y ancianos gobernantes por igual, elegidos por sus presbiterios. Por ende, «ellos» son, de hecho «nosotros».

Estos ministros(as) y ancianos(as) gobernantes son llamados «comisionados(as)», no «delegados» porque su compromiso es «reflejar la mente de Cristo … y el amor transformador de Dios, que nos permite discernir la voluntad de Dios juntos» (Reglamento interno permanente de la Asamblea General, Introducción). Los(as)comisionados(as) no representan a su presbiterio en el sentido de votar de la manera que piensan que su presbiterio lo haría. Estas personas participan en el cuidadoso proceso de discernimiento de lo que Dios, por medio de Jesucristo, está diciendo a la iglesia de hoy. Por eso, la oración y el culto son tan importantes para la vida de la Asamblea General.

¿Qué hay en las declaraciones que «ellos» hacen dan a tantos presbiterianos ira o alegría? Los asuntos llegan a la Asamblea General en básicamente de tres maneras:

1. Informes – Agencias, comités y comisiones de la Asamblea General informan el trabajo que han realizado desde la Asamblea General anterior, a los que todos ellos deben rendir cuentas. La mayoría de los informes se presentan en forma de «respuestas a las referencias» en los que una Asamblea anterior ha pedido que se haga algo, y la agencia asignada informa de nuevo en la forma en que ha respondido a la remisión de la Asamblea.

2. Mociones – Son las resoluciones sobre diversos temas que se han presentado a la Asamblea General por los presbiterios o sínodos, las cuales buscan la acción de toda la iglesia. Toda moción debe recibir el apoyo de otro presbiterio o sínodo para ser considerado por la Asamblea.

3. Resoluciones de los(as) comisionados(as) – Estos son enviadas por cualquiera de los dos comisarios a la Asamblea General sobre asuntos que son de gran interés para estas personas y que creen que no han sido abordados en los informes o propuestas.

Aquí hay otro dato interesante: La mayoría de los de más de 500 asuntos que vienen Asamblea General salen de dentro de la iglesia. No son parte de una agenda operada por «ellos» que va nefastamente de arriba hacia abajo. ​​Y relativamente pocos artículos en cada Asamblea General generan controversia alguna en absoluto.

Al reflexionar sobre todos mis años asistiendo a la Asamblea General, no puedo evitar pensar en un comentario que he oído demasiado a menudo: «La Asamblea General no habla por mí». Por supuesto que no. El principio fundamental del presbiterianismo es que sólo Dios es el Señor de la conciencia. Salvo en materia de derecho constitucional, las decisiones de la Asamblea General no son vinculantes para miembros individuales de la iglesia. Pero a medida que el cuerpo, que está llamado a ser representante de la unidad de toda la Iglesia, la Asamblea General se encarga de «discerniendo y presentando con el poder del Espíritu Santo, los asuntos de verdad y visión que puedan inspirar, desafiar y educar tanto a la iglesia como al mundo» (Libro de Orden , G-3.0501c).

Que así sea.

Jerry Van Marter es director interino de comunicaciones de la Oficina de la Asamblea General y secretario permanente para el Presbiterio de Mid-Kentucky.

English


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?