Peace at all times, in all ways. Give to the Peace & Global Witness Offering.

“Camarero, quiero lo mismo que él”

Predicadora: la transformación de Isaías es evidencia de que también nosotros podemos reclamar la unción de Dios

por Mike Ferguson | Servicio Presbiteriano de Noticias

La Rvda. Alexandra Zareth, recientemente contratada para trabajar en el desarrollo de liderazgo para personas de color en la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.), predicó el miércoles durante el servicio de la capilla en el Centro Presbiteriano de Louisville (Foto por Mike Ferguson).

LOUISVILLE — ‘El espíritu del Señor está sobre mí’, dijo Isaías con confianza a los lectores en el 61º capítulo del libro que lleva su nombre, ‘porque Dios ha ungido al profeta para dar las buenas nuevas a los oprimidos, para liberar a los prisioneros y para consolar a todas las personas que lloran’.

La Reverenda Alexandra Zareth se preguntó, ¿es este el mismo hombre que sólo unos pocos capítulos antes había ofrecido sus labios impuros como excusa y tenía timidez, pero con suerte expresó lo que sería el himno “Oh ven, Oh ven Emmanuel”?

“Es un diferente tipo de persona. ¿Qué paso?”, dijo el miércoles durante el servicio semanal de la capilla en el Centro Presbiteriano. Luego citó, con un pronombre diferente, la línea más famosa de la película de 1989 “Cuando Harry conoció a Sally”: “Camarero, quiero lo mismo que él”.

“¿Lo que está en su café?”, dijo. “Quiero eso”.

Ex capellana de hospital, Zareth recientemente se unió al personal del Ministerio Intercultural de Equidad Racial y de la Mujer, donde trabaja en el desarrollo de liderazgo para personas de color.

“He visto el quebrantamiento, y lo entiendo”, dijo sobre su trabajo en el hospital, “y por eso puedo reclamar esta unción, esta torrencial que le cubre por completo”.

“He escuchado la palabra ‘cáncer’ y ‘usted tiene’ en la misma frase. He estado allí en los momentos en los que he estado aterrorizada”, dijo. Cuando ella, e Isaías delante de ella, se pregunta “¿quién está conmigo?”, Dios responde que no nos olvida, que somos el enfoque de Dios.

Dios no viene “a su alrededor, pero viene hacia usted”, dijo ella.

Tal vez el pueblo presbiteriano que trabaja para convertirse en una iglesia de Mateo 25 puede tomar el ejemplo del pueblo cristiano en el Sur Global, donde la iglesia está creciendo rápidamente en parte debido a la certeza de los creyentes de que ‘cuando caí, Dios vino por mí,’ dijo Zareth.

Mientras sintamos la necesidad de abordar los profundos problemas sociales que son desconcertantes para nosotros, incluyendo el encarcelamiento masivo, la pobreza y toda clase de “ismos”, incluyendo el racismo, el sexismo y la discriminación por edad, ella dijo “es una tarea difícil, si lo hace solo”.

Nuestra propia sanación “requiere un espacio seguro para sanar nuestros problemas, y ese terreno seguro lo provee Dios”, dijo. Dios es el que está en los cambios que tratamos de hacer todos los días: cambiar la tristeza por la alegría, el intercambio de cenizas por la belleza.

Su invitación: “Al pensar en la reconstrucción de lo que ha sido devastado por generaciones, empecemos con nosotros mismos”.

 


Creative_Commons-BYNCNDYou may freely reuse and distribute this article in its entirety for non-commercial purposes in any medium. Please include author attribution, photography credits, and a link to the original article. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDeratives 4.0 International License.

  • Subscribe to the PC(USA) News

  • Interested in receiving either of the PC(USA) newsletters in your inbox?